El proceso de invertir se sustenta básicamente sobre el peso potencial de su rentabilidad frente a los riesgos asociados a ella. Esta simple definición se refiere tanto a la inversión en los mercados financieros como también a activos tales como bienes raíces, materias primas, obras arte, etc.

Desde este punto de vista, los inversores son y siempre han sido gestores de riesgos, al mismo tiempo que generadores de rentabilidad. Cuando los inversores invierten su propio dinero, esta doble vertiente es asumible: “yo valoro el riesgo, yo tomo la decisión de invertir”.

Desde esta prespectiva, RISC VALOR le ofrece la posibilidad de valorar su cartera de activos inmobiliarios, e identificar aquellos activos que tienen más riesgos.

Anuncios