“Purchase price allocation”, es el proceso de asignación de valores justos a los principales activos y pasivos de una empresa adquirida basado en el precio de pagado. La correcta asignación de esos valores, tanto de los activos tangibles como intangibles, tendrá las correspondientes consecuencias contables y fiscales.
De acuerdo con las nuevas normas contables, todas las combinaciones de negocios – adquisiciones –  deben ser registradas según el método de adquisición, y los activos identificables por su valor razonable. La finalidad de esta obligación es reflejar mejor las inversiones realizadas en la empresa adquirida y la comparabilidad de la información financiera.

Caso práctico. Uno de nuestros clientes, una gran cadena de supermercados española, en pleno proceso de expansión territorial adquiere o arrienda locales comerciales. En este caso, nuestro equipo de expertos asesora a la cadena en la asignación de valores razonables para cada uno de los activos adquiridos.

Un ejemplo sencillo numérico ilustrará el caso, la empresa adquirente compra otra cadena de supermercados por importe de 40 M €. Según el balance de la empresa adquirida el valor de sus activos netos era de 10 M € . Nuestro equipo de expertos en la valoración e identificación de los todos los activos (tangibles e intangibles) determina que el valor razonable de esos activos asciende a 24 M €, contabilizándose la diferencia (16 M €) como fondo de comercio.

Grafico

Anuncios